GRUPO DE CRECIMIENTO PERSONAL - LLEIDA

La Terapia Gestalt trabaja basándose en un triple eje: presencia, consciencia y responsabilidad. Significa estar aquí y ahora, ser consciente y responsable de las propias emociones, pensamientos y acciones. Trabajar desde un enfoque gestáltico significa esencialmente dar espacio a lo que surja, sin juzgarlo ni interpretarlo, experimentar lo vivido sin querer cambiarlo ni resistirse a ello.

 

¿Qué es un grupo de crecimiento y que me aporta?

Un grupo de crecimiento es un espació de trabajo terapéutico y de interrelación entre personas que comparten su vida. Es un espacio desde donde poder compartir lo que nos inquieta, lo que nos da miedo, lo que nos impide ir más allá de las propias limitaciones y de las dificultades propias de nuestro carácter, quitándonos libertad para vivir de forma más expansiva y fluida.

 

Se trata de un grupo que parte de la terapia Gestáltica, un espacio donde cada participante explora a través de la rueda, de dinámicas psicoexpresivas, de silla vacía, de configuraciones sus propias dificultades. Es un espacio de aprendizaje, de lo que uno ve en cada ejercicio y de lo que cada uno resuena con el resto de miembros del grupo. La resonancia quiere decir dejarse sentir, verse en el otro, experimentar emociones en el cuerpo. La finalidad es que cada persona aprenda a conocerse e identifique aquellos recursos que son más óptimos y saludables para tener una vida fluida.

 

¿A quién va dirigido el Grupo de Crecimiento Personal?

 Está dirigido a las personas que desean tener un mayor autoconocimiento de sí mismas y quieran hacerlo de la mano de un grupo. Es ideal para permitirse ser quien realmente se es, sin sentirse limitado ni juzgado por el entorno, para comprender cómo nos sentimos y cómo actuamos. El grupo ayuda a verse reflejado y a entrar en el proceso de la aceptación.

No es necesario tener experiencia en grupos de crecimiento ni haber realizado ningún tipo de psicoterapia, aunque se recomienda que, una vez entrado en un grupo de crecimiento, uno pueda complementarlo con la terapia individual en el momento en que lo sienta adecuado.

 

¿Qué te ofrezco?

Te ofrezco un espacio respetuoso, de desarrollo y autoconocimiento, donde desde la escucha, la cercanía, la atención y la experimentación te acompaño. Poniendo a tu disposición diferentes herramientas des del enfoque humanista.

Te ofrezco un espacio para que te expreses libremente, donde compartas tus inquietudes, dificultades o problemas y trabajemos con lo que haya  des del momento presente. La finalidad es guiarte para que encuentres respuestas y recursos para transformar todo aquello que te impide vivir plenamente.

No hace falta tener problemas concretos, simplemente conocerte mejor y desarrollar tu potencial. Es un viaje interior de descubrimiento de uno mismo, siempre des de una mirada amorosa, no juiciosa sobre ti mismo.

Utilizaremos para ello, técnicas corporales, dinámicas individuales, en pareja y grupo, meditaciones, constelaciones familiares, trabajo con los sueños, teatro terapéutico, etc.

 

Normas del grupo para un buen funcionamiento

• Acudir a cada sesión, ser puntuales y quedarse durante toda la sesión.

• Quedarse en el grupo hasta el final de la sesión.

• Trabajar en los problemas que aportan al grupo.

• Darse cuenta que la comunicación es verbal y no física.

• Proteger los nombres y la identidad de los otros miembros del grupo.

• Usar las relaciones terapéuticamente y no socialmente (al menos dentro del grupo, no dar opiniones fuera de lo que se ha hablado dentro de las sesiones del grupo).

• En caso de abandonar el grupo antes de la última sesión, darse el tiempo apropiado a uno mismo y al grupo para entender las razones para abandonar el grupo. En este caso, un mismo debería decidir irse y despedirse de sus compañeros.

• El principio del "ahora". Ocúpate del presente. No te preocupes por lo ausente.

• Toda comunicación incluye un "yo" y un "tú".

• Personalizar el lenguaje impersonal: la semántica de la responsabilidad y la participación.

• Empleo del continuo de conciencia: insistencia en el "qué" y el "cómo"; "abandona tu mente y recobra tus sentidos"

• No murmurar: estimular la comunicación directa.

• Experimenta la realidad, no la imagines.

• Expresa en vez de manipular, explicar, justificar o juzgar.

• No limites tu conciencia (awareness); entrégate el dolor igual que al placer.

• No aceptes más "debes", a todo caso, tus propios “quiero”, “deseo”,…

• No se necesita nada. “Me gustaría”.

• Asume la plena responsabilidad por tus acciones, sentimientos y pensamientos.

• Déjate fluir por la vida y acéptate cómo eres ahora y aquí.